Bagels estilo New York

Hoy he hecho bagels. Tenía muchas ganas de probar esta receta y aunque parece muy larga realmente ha sido muy fácil.

Antes de nada dos apuntes: la clave de los bagels está en que se tienen que introducir en agua hirviendo antes de meterlos en el horno. Y, segundo, los bagels no se conservan durante mucho tiempo. Es mejor preparar una cantidad pequeña de bagels y comerlos frescos, en el mismo día o congelarlos. Después se pueden tostar recién sacados del congelador o dejarlos descongelar lentamente a temperatura ambiente, sin cubrir, durante una hora.

Y ahora un poco de historia. 

Este pan con forma de anillo existe desde hace siglos (en algunas culturas la forma circular se asocia con el continuo ciclo de la vida y la buena suerte). El diseño tenía su utilidad, además de optimizar su cocción, el agujero se usaba para pasar un cordón por el centro, facilitando de esta forma el transporte de grupos de bagels, así como su exposición.  

Los bagels son muy populares sobre todo en Inglaterra, los EEUU, Canadá y Australia, especialmente donde hay grandes poblaciones de judíos, aunque se encuentran otras variedades de bagels en países del norte de Europa, Rusia, Rumanía, Lituania o Turquía.

Se cree que el primer bagel de la historia se encuentra pintado de un jeroglífico del antiguo Egipto (aunque a saber qué significa en verdad esa pintura…) y hay antecedentes en el sur de Italia y en el noroeste de China.

Realmente no está claro cuando se inventó el bagel, pero la palabra aparece mencionada por primera vez en las “Community Regulations of Cracow” de 1610, donde la normativa estipulaba que los bagels eran algunos de los regalos que deben darse a las mujeres que están de parto y a las comadronas.

En el siglo diecinueve, tanto panaderos judíos como no judíos vendían bagel en mercados locales de Europa del este. Y fueron los inmigrantes judíos los que llevaron el bagel a América a principios del siglo XX y lo popularizaron. 

Hoy la capital americana del bagel está en Mattoon Illinois, donde se ubica una de las plantas de la Lender´s Bagel Bakery fundada en 1927 por el panadero polaco Harry Lender, y donde todos los años se celebra la fiesta anual “Bagelfest”. Tienen hasta su propia Miss Bagelfest J. Fue la primera empresa que comercializó los bagels congelados y la primera en vender bagels empaquetados en los supermercados. Actualmente la fábrica saca al día unos tres millones de bagels… casi nada. 

Receta Bagels estilo New York

Raciones: se hacen 8 bagels de tamaño mediano

Ingredientes:
2 cucharadita de levadura seca de panadería
1 ½ cucharas de azúcar
1 ¼ tazas de agua templada (puede que necesites ± ¼ taza más, es decir un total de 1 ½ tazas)
3 ½ tazas (500 gr) de harina de fuerza (necesitarás alguna más para
1 ½ cucharadita de sal
1 huevo batido (opcional, si eliges decorarlos)

Opciones para decorar:
Semillas de sésamo, semillas de amapola, ajo finamente picado, cebolla muy picada.

Preparación:
1. En ½ taza de agua templada, echamos el azúcar y la levadura. No remover. Dejamos reposar durante unos 5 minutos, y después removemos la mezcla del azúcar y la levadura hasta que se disuelva en el agua.

2. En un cuenco grande, mezclamos la harina con la sal. Hacemos un volcán en el centro y echamos la mezcla de la levadura y el azúcar.

3. Vertemos en el volcán la mitad del agua templada que queda. Mezclamos y vamos echando el resto del agua según se necesite. Dependiendo de dónde se viva, se necesitará añadir más o menos agua, desde un par de cucharas hasta ¼ taza de agua. Una vez mezclada la masa tiene que quedar firme y un poco pegajosa.

4. En una superficie enharinada, amasamos durante 10 minutos hasta que esté homogénea y elástica. Vamos trabajamos echando harina poco a poco, hasta formar una masa firme y consistente.

5. Formamos una bola con la masa y la ponemos en un bowl previamente engrasado ligeramente con aceite. Cubrimos el bowl con un paño húmedo. Dejamos levar la masa en un ambiente cálido durante 1 hora, hasta que duplique su tamaño (el tiempo es orientativo, cuanto más fría esté la habitación donde reposa la masa, más tardará en subir). Pasado este tiempo, le damos un golpe a la masa para bajarla, y la dejamos otros 10 minutos.

6. Pasado este tiempo, dividimos la mezcla en 8 partes (se puede utilizar una báscula para ser exactos, pero no es necesario). Damos forma de bola a cada una de las piezas. Cogemos una de las bolas de masa y la presionamos suavemente contra la encimera (o cualquier otra superficie en la que estamos trabajando) moviendo la mano y la bola con un movimiento circular reduciendo la presión en la parte superior hasta conseguir formar una bola perfecta con la masa. Repetimos con las otras 7 piezas.

7. Untamos un dedo en harina, y presionamos cuidadosamente en el centro de cada bola hasta formar un anillo. Extendemos el anillo hasta aprox. un ⅓ del diámetro del bagel y lo colocamos en una bandeja de horno ligeramente engrasada. Repetimos el mismo paso con las otras piezas.

8. Después de darle forma a todas las bolas, y colocarlas en la bandeja las cubrimos de nuevo con un paño húmedo y las dejamos reposar durante 10 minutos. Mientras tanto, precalentamos el horno a 220ºC / 425ºF / Gas Mark 7.

9. Pasado ese tiempo hervimos agua en una olla grande. Bajamos el fuego y usando una espumadera vamos introduciendo los bagels en el agua, de uno en uno o varios a la vez, en función de lo que nos resulte más cómodo. Una vez que los bagels estén dentro, no deberían tardar en flotar hasta la superficie (un par de segundos). Los dejamos durante 1 minuto y les damos la vuelta para que hiervan por el otro lado, también durante 1 minuto. Si os gusta una textura más correosa (más parecido al bagel estilo New York) alargamos el tiempo hasta 2 minutos por cada lado.

10. Si queréis cubrirlos por encima con alguna de las “opciones para decorar” arriba indicadas, se hace ahora, según los vamos sacando del agua, los pincelamos con el huevo batido y espolvoreamos con las semillas o lo que deseemos por encima.

11. Una vez que todos los bagels han hervido (y le has echado por encima la decoración de tu elección), los pásalos a una bandeja de horno que previamente hemos engrasado ligeramente.

12. Horneamos durante 20 minutos, hasta que queden ligeramente dorados.

13. Los sacamos y los dejamos enfriar en una rejilla

Si sobran, para conservarlos, se tapan con plástico transparente o se congelan en cuanto se enfríen.

Y unas sencillas ideas para rellenarlos, recién sacados del horno o ligeramente tostados:
– Salmón ahumado con crema de queso y alcaparras o pepinillos y/o cebolla.
– Mantequilla y mermelada…
– Aceite, tomate y jamón.
– Atún y aguacate mezclados.
– Mostaza y pechuga de pollo asada y unas gotas de limón.
– Paté y cebolla caramelizada
– Lonchas de ternera asada con pimiento.
Y un largo etcétera

Y ahora os dejo que me voy a preparar el mío, con lonchas de lacón asado y por encima remolacha de mesa y cebolla previamente aliñada con un poquito de aceite, vinagre de mora, sal y pimienta.

En este enlace podéis encontrar la receta original con las fotos de los distintos pasos
http://www.sophisticatedgourmet.com/2009/10/new-york-style-bagel-recipe/

xoxoxoxo

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s